Homenaje póstumo a Gladys Vilches Figueroa

23/09/2020

Nace en Antofagasta el 8 de agosto de 1953.

Fallece en Santiago el 22 de agosto de 2020.

Año 1982 participó como cofundadora de Instituto de Educación para la Paz y el Desarrollo Alternativo (IDEPA) institución premiada por la ONU el año 1987 como organización Mensajera de la Paz.

Trabajó por más de 20 años como profesora de Lenguaje e historia, Escuela de la Corporación municipal Lord Cochrane de Viña del Mar.

Profesora encargada de establecimientos educacionales del “Programa Educación Futuro” 2014 – 2020

La “Maestra” Gladys, fue una destacada docente que impactó significativamente en la formación de cientos de jóvenes a lo largo de 40 años de trabajo ininterrumpido liderando programas y proyectos creativos e innovadores que desarrolló junto a su esposo entre los que podemos destacar:

  • Año 1995 fue premiada con el Premio de Educación para la Paz, por la Universidad para la Paz de Costa Rica junto al Ministerio de Educación de Chile.
  • El año 1996 creó y dirigió el Centro de Educación Virtual de la Corporación Municipal de Viña del Mar.
  • Entre los años 1995 y 1997 coordinó el proyecto denominado “Cruzada Internacional de Comunicaciones Educativas” programa realizado por la Revista Quinta Imagen y financiado por empresas telefónicas como Bellsouth y la CTC, siendo premiado por la intendencia de Valparaíso como la “Mejor iniciativa cultural y educativa año 1996” Este programa reunió a cientos de jóvenes a nivel mundial a través de plataforma de telecomunicaciones que permitía compartir en tiempo real a profesores y alumnos de 30 países con sus pares de Chile.
  • Entre los años 1994 y 1997 dirigió la Revista Quinta Imagen, revista de educación y cultura que circulara con el diario El Mercurio de Valparaíso con un tiraje semanal de 17.000 ejemplares en las regiones de Valparaíso y Coquimbo.

 

“Tan solo mirarla”, discurso de los alumnos de Escuela Lord Cochrane para su maestra, licenciatura 8º año 2010:

5 comentarios

  • Jorge González says:

    Este espacio se ha abierto para quienes conocieron a Gladys y quieran dejar un testimonio que sirva para conocerla más. Extendiendo de esta manera su legado.

  • Brenda Becerra León says:

    Tuve la oportunidad de trabajar con Glady el año 2007 en la Escuela Lord Cochrane, cuando ejercí la Dirección subrogante de ese colegio, donde Gladys además de ejercer docencia de aula, tuvo horas en la Unidad Técnico Pedagógica con su compañera de tantos años, la profesora Carmen. Pude constatar su gran profesionalismo y dedicación a los estudiantes y fue de gran apoyo para mi en mi gestión, siempre con su amabilidad, asertividad y responsabilidad. Enfrentamos varios desafíos ese año y conformamos un excelente equipo para superar las dificultades que se nos presentaron.
    Posteriormente tuve la oportunidad de constatar la gran labor que realizó Gladys en el programa de pasantías de Educación Futuro, donde participé con dos establecimientos educacionales y siempre me sentía confiada que todo saldría bien, porque junto a su amado esposo Jorge, realizaba una gran labor en beneficio de estudiantes vulnerables, a quienes le brindaban una mirada proyectiva de sus capacidades.
    Destaco en Gladys su gran compromiso con la Educación Pública y su calidad humana, su equilibrio y sabiduría en todos los actos de su vida.
    Hace tres semanas tuve la oportunidad de compartir funciones profesionales con Gabriel, uno de sus hijos y pude constatar que están plasmados en él los valores que tanto Gladys como Jorge instalaron.
    Ha partido al horizonte una gran maestra, una excelente madre y esposa y una gran amiga.
    Me siento orgullosa de haberla conocido y trabajado con ella. Descansa en paz querida Gladys, siempre estarás en mis recuerdos.

  • María Elena Vilches says:

    Gladys fue «mi compañera de banco» del Liceo, no obstante fuimos amigas y hermanas del alma.
    Extraordinario ser humano con una capacidad infinita de entender a los demás, de ponerse en los zapatos del otro. Cómo disfrutábamos en nuestras deseadas «juntas» y la verdad ella era el alma de esas lindas reuniones, nos reíamos a más no poder con sus típs para nuestra vida diaria.
    Nuestra Gladys… cómo deseábamos poder abrazarla antes de su partida definitiva, siempre tuvimos la esperanza de poder hacerlo y le pedíamos que siguiera luchando, pero ella nos daba ánimo a nosotras, siempre con su fuerte espíritu y enorme grandeza nos decía, amadas amiguitas la vida es linda, disfruten de ella y cuídense mucho…yo estoy luchando pero también entregada a Dios y algún día nos veremos en otro plano.
    Esa extraordinaria mujer era nuestra amada Gladys…
    Que feliz me hizo ver que se le ha hecho este merecido reconocimiento profesional. Ella jamás hacía mención de sus grandes logros porque su humildad se lo impedía, eso sí, nos contaba anécdotas y vivencias con «sus niños» y veíamos como se iluminaba su rostro al recordarlo…linda y preocupada profeeee. Esa era nuestra Gladys…
    Descansa en paz mi linda amiga.

  • Jorge González says:

    Jorge, soy Eliana Freire H., junto con saludarte te envío una breve reseña de la persona de Gladys.
    La conocí cuando ella llegó a trabajar en la Escuela Lord Cochrane. En la relación de trabajo y amigas, conocí a una persona feliz, generosa y colaboradora.
    Sabía compartir su tiempo conocimientos y bienes materiales sin pedir nada a cambio.
    Era acogedora especialmente con los más débiles y vulnerables. También una singular feminista, que luchaba por que las mujeres ocuparan un lugar justo e igualitario en la sociedad.
    Era empática con las alegrías y con el dolor de otros.
    Siempre se mostró feliz y agradecida con la familia que formó.
    En algunas ocasiones se mostró frágil y temerosa, pero al final demostró su fortaleza con creces.
    Creo que todos quiénes, en alguna etapa de la vida formamos parte de su entorno, la recordaremos con cariño y gratitud.
    Tuchy y yo la tuvimos presente en nuestras oraciones, todo este último tiempo y eso permite no olvidar facilmente

  • Sergio Castillo says:

    Jorge, querido amigo, qué tristeza y qué felicidad.
    Tristeza porque Gladys, ya no está. Felicidad porque Gladys, estuvo e hizo de su vida un ejemplo, un ejemplo de cómo la vida debe ser, de cómo se debe vivir, ¡tanta generosidad!. Qué hermoso conocer a Gladys a través del testimonio de sus amigas, colegas y en especial de sus alumnos. Sin dejar de mencionar todos esos reconocimientos y galardones y también ese pie de cueca. Un abrazo a ti Jorge, y un abrazo muy apretado a Gladys.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Compartir:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter